Historia de la Aviación Hondureña


Honduras fue el segundo país Centroamericano en adquirir un aeroplano, después de Guatemala. Ya se tenía conocimientos de aparatos que desafiaban la gravedad, como los ingeniosos globos de aire caliente o "cigarros volantes", los mismos zepelines entre ellos el "Kraft" cruzó los cielos hondureños siguiendo hacia el sur con dirección a América del Sur. Pero, no fue hasta 1919 terminada ya la Primera Guerra Mundial donde se demostraría que los ejércitos que empleaban una fuerza aérea, contaban con una importante rama tanto para la ofensiva, como para la defensa.

Primera Guerra Civil Hondureña


En 1919 sucedió en el país la Primera guerra civil de Honduras o “Revolución del 19” en la cual de sus batallas intestinas surgieron caudillos y líderes políticos y militares con el afán de convertir al país en una potencia dentro del istmo centroamericano. En 1920 siendo presidente en funciones de la república de Honduras, el general Rafael López Gutiérrez indiscutible vencedor de la “Revolución del 19” el que compraría del Reino Unido los primeros aviones para una rama armada aérea. El primer avión comprado por la administración hondureña fue el Bristol F-2B Fighter que fue traído en barco y armado para estar listo y como en el país no había aviadores, el gobierno se preocupó por encontrar a experimentados y capaces aviadores, con el fin de instruir a los nacionales, entre ellos se contrató al canadiense y veterano de la primera gran guerra y mercenario, capitán Dean Iván Lamb que voló el “Bristol” sobre los cielos de la ciudad capital Tegucigalpa un 18 de abril de 1921;​ después, recorrería todo el territorio nacional para ser mostrado a los hondureños. Este primer avión recibió la designación “H-9” pintado a ambos lados del fuselaje. Debido a que los aparatos necesitaban un sitio donde despegar, aterrizar y estar resguardados, se estudió la geografía de la capital y se optó por preparar el terreno, denominado “Los llanos de Toncontín” para que funcionase como el primer aeródromo nacional, hoy es conocido como Aeropuerto Internacional Toncontín.


Bristol F2-B Fighter.


Primera empresa aérea


Se tiene conocimiento que la primera empresa aérea que sobrevoló los cielos de Honduras, fue la ´´WANSA´´ fundada por un empresario emigrante chino Federico Yu-Shan, los vuelos conectaban San Pedro Sula, Tegucigalpa, La Ceiba y Juticalpa​ para ello usaron un pequeño avión de fabricación estadounidense, que habían adquirido previamente.


Segunda Guerra Civil Hondureña


En 1924 durante la Segunda guerra civil de Honduras o “Revolución Reivindicatoria” los comandantes revolucionarios: Doctor y general Tiburcio Carias Andino, General Vicente Tosta Carrasco y General Gregorio Ferrera, la emprendieron contra el declarado dictador general Rafael López Gutiérrez. En una de las batallas las tropas al mando del General Carias, sufrieron una derrota, a manos de las fuerzas gubernamentales en las colindancias de “Los Llanos de toncontín” o futuro aeropuerto de Toncontín. Después Tegucigalpa fue la primera capital de Latinoamérica en ser bombardeada a mano, desde las aeronaves gubernamentales y rebeldes, uno de los famosos lanzadores fue el piloto norteamericano Frank Brown. La guerra llegó a su fin debido a la intervención de la llegada de doscientos marines estadounidenses que vía Choluteca llegaron y militarizaron rápidamente la ciudad capital, seguidamente dieron paso a las conversaciones pacifistas en las que se llegó a nombrar como presidente al General Vicente Tosta Carrasco.


Fuerza Aérea, TACA 


El 14 de abril de 1931 siendo presidente el Doctor Vicente Mejía Colindres se emitió el Decreto Número 198 en el cual se ordenaba la creación de una Escuela Nacional de Aviación como parte del Ministerio de Guerra, Marina y Aviación, asimismo se incorporó el respectivo reglamento de aviación nacional. Para ese entonces, se contrató a un as del airé como lo era el capitán de origen neozelandés Lowell Yerex, aviador y veterano de la Primera Guerra Mundial. En 1931 durante la Tercera guerra civil de Honduras o "Revolución de los Traidores” los seguidores cariístas, propusieron para la defensa de Tegucigalpa, implementar su leal aviación, como lo habían hecho anteriormente en 1924. En este caso saldrían a la luz los nombres de los ases como el capitán Lowell Yerex ya que su participación fue decisiva durante la “revolución de las traidores” en el sentido de que los liberales no tomaran la capital en diciembre de 1932. Otros de los nombres de pilotos que sonaban eran los de Thomas Mcguire y Charles Maier, norteamericanos, sus trabajos fueron muy bien remunerados por Carias. En el mismo año de 1931 que nace la compañía “TACA”, al mando del Capitán Lowell Yérex, teniendo sus oficinas y hangares principales en Toncontín. Ya en 1932, durante el gobierno del Doctor y General Tiburcio Carias Andino, la Escuela Nacional de Aviación paso a denominarse bajo el nombre de Escuela de Aviación Militar (EAM).

Seguidamente el 24 de abril de 1933, el capitán Yeréx informó al ministro Lay, que Carias, le había encomendado la tarea de comprar tres aviones militares más y que sería la primera piedra de lo que sería una fuerza aérea. Yeréx viajó a los Estados Unidos portando 25,000 dólares para la adquisición de los aparatos y 500 dólares más para el mantenimiento. Honduras para 1933 contaba con aparatos Stinson Detroiter.

4 de febrero de 1935, Acuerdo No. 118 en donde se expone que la Empresa TACA y el gobierno de Honduras, pactan que en caso de guerra u hostilidades, la empresa dispondrá de sus aviones a favor del estado de Honduras y que cobrara solo un 50% de la tarifa establecida. En 1935, comienzas los vuelos de pasajeros de la aerolínea estadounidense Pan American Airlines, para ello realizó sus gestiones con el gobierno el Capitán Charles Lindbergh y además fundan una base de hidroaviones en San Lorenzo, Valle, para trasladar a pasajeros desde acá al aeropuerto de Toncontín. 

Estos puentes aéreos fueron en detrimento cuando se construyeron las carreteras dentro del territorio nacional, y también debido a los problemas políticos y golpes de estado, fueron motivos porque la empresa TACA cambiase su sede hacia la república de El Salvador.



Escuela Militar de Aviación


El 25 de febrero de 1936 la Escuela Nacional de Aviación pasó a ser la Escuela Militar de Aviación, más propio de una fuerza aérea y bajo su mando se propuso al mercenario estadounidense capitán William C. Brooks. Honduras contaba con la fuerza aérea más fuerte y mejor dotada de Centroamérica, en 1938 en su inventario estaban registrados 23 aparatos, en 1941 fueron adquiridos tres aviones Fairchild los que fueron pilotados por Ernesto Espinoza y Guillermo Chirinos, ambos entrenados en los Estados Unidos de América. En 1942 partieron hacia los Estados Unidos de América, los cadetes de la Escuela Militar de Aviación: Gustavo Morales, Hernán Acosta Mejía, Hiram Fiallos y Oswaldo López Arellano.

De ellos Hernán Acosta Mejía se convertiría a su regreso en el primer hondureño nombrado Director de la Academia Militar de Aviación hondureña. En 1943 la Fuerza Aérea ya contaba con 18 aviones; 4 aviones de entrenamiento, 2 aviones tácticos, 12 aviones de carga, 8 pilotos, 5 cadetes y 34 mecánicos de aviación, entre ellos Roberto Ortiz Almendares​ quien ingresaría como soldado a la Fuerza Aérea Hondureña en 1941, enviado a especializarse en mecánica de aviación en Dallas, Texas y seguidamente a Tulsa, Oklahoma en los Estados Unidos de América, fue uno de los primeros en reparar los F-86Sabre en la década de los setenta.

Honduras presentaría su poder aéreo al istmo, cuando el presidente Doctor y general Tiburcio Carias Andino, ordenó en 1944, el bombardeo de la ciudad salvadoreña de Ahuachapán, supuestamente para prevenir la entrada hacia Honduras, de opositores radicados y armados en el El Salvador.


Segunda Guerra Mundial


Honduras tuvo su participación casi invisible, pero importante y aceptable durante la Segunda Guerra Mundial, el doctor y general Tiburcio Carias Andino en nota de diciembre de 1941 le declaró la guerra a la Alemania Nazi y a la Italia Fascista y se puso del lado de sus colaboradores aliados, la recién conformada Fuerza Aérea Hondureña contaba con aparatos North American NA-16 y Boeing 40.

modificados para lanzar bombas, con los cuales patrullaba en misiones diarias sobre el Golfo de México y el cielo del Mar Caribe en busca de submarinos y buques nazis que se introducían acechantes hasta las costas del continente americano, la FAH comenzó sus patrujalles diarios desde 1942; un 24 de julio de ese año, mientras se volaba en una misión al atardecer, uno de los aviones de la FAH, avistó un submarino en la superficie que se sumergió inmediatamente.

La aeronave le lanzó dos bombas de 60 libras cada una sin observarse resultado alguno. Otro reporte fue con fecha 3 de agosto la FAH sufrió su única baja “operacional” durante la guerra cuando un avión Stinson, modelo “O” Senior matrícula FAH-2 al mando del Teniente de Aviación Francisco Martínez García y en compañía del artillero Sargento Armando Murillo Díaz, desaparecieron sin dejar rastro, su búsqueda se realizó sin éxito alguno y se declaró que habían sido derribados por el enemigo.

North American NA-16


Guerra del Futbol o las Cien Horas


El 14 de julio de 1969, el así llamado " El Guerra de las cien Horas " entre los vecinos de El Salvador y Honduras. Las tensiones comenzaron después de los dos partidos de fútbol para la Copa Mundial de Fútbol de México 70, después de los maltratos a las aficiones de los dos países en sus visitas de rigor según el calendario mundialista, las fricciones se fueron acumulando y es cuando el gobierno salvadoreño ordenó la invasión hacia territorio hondureño. 

 El 12 de julio de 1969, la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) desplegó sus aviones hacia la ciudad de San Pedro Sula, donde esta la sede del Comando Norte de la FAH, que contaba con cuatro cazas , un C-54, un T-28 y un C-185B, en este comando se prepararon las medidas de repeler o no un ataque. El 14 de julio del año en curso, las unidades del ejército salvadoreño invadieron Honduras y los aviones de la FAS hicieron ataques sobre puntos estratégicos donde se situaban las tropas hondureñas y concentraron sus bombardeos contra Tegucigalpa. Al día siguiente, la FAH organizó ataques de represalia contra el aeropuerto de Ilopango en la ciudad de San Salvador y en la refinería de petróleo situada en el puerto de Acajutla.  Ese mismo día, un Mustang FAS y un Corsair atacaron el aeropuerto de Toncontín ocasionando algunos daños en los hangares de la base aérea próxima.

El avión más famoso en la Guerra del Fútbol honduro-salvadoreña, fue el FAH-609, un Corsario de la de la Guerra de Corea que piloteo el Capitán Fernando Soto Henríquez alias “El Flaco” quien logró el derribo de 3 aviones, un Cavalier F-51 (FAS-404) al mando del Capitán Douglas Vladimir Varela Moreno, y dos FG-1D (FAS-202)(FAS-204) cada nave al mando del Capitán Salvador Cezeña y el Capitán Guillermo Reynaldo Cortés, respectivamente el 17 de julio de 1969. Convirtiéndose así, este en el último combate en una guerra convencional entre dos aviones de pistón en el mundo, el capitán “El Flaco” Soto en ser el único piloto en Latinoamérica en acreditarse 3 derribos en el continente Americano.

F4-U Corsair


Aviación Civil


Entre las décadas de 1960 y 1990, Honduras, contaba con dos aerolíneas internacionales bandera, la empresa Servicios Aéreos Hondureños, S.A. o SAHSA y la empresa Transportes Aéreos Nacionales o TAN, estos conectaban al país con los demás países del istmo centroamericano, México, Estados Unidos y el Caribe. Estas empresas desaparecieron, quedando una pequeña empresa local Isleña Airlines con sus pequeños aparatos como línea aérea bandera.




Modernización de la FAH


Viendo los resultados de la Guerra de 1969 y los avances tecnológicos en aviación y para defender la soberanía nacional, el gobierno de Honduras, adquirió los primeros aparatos a reacción que fueron los F-86K que llegaron procedentes de Venezuela en el año de 1970 y fueron retirados del servicio en 1980. Inicialmente se les asignó la serie 1000 pero luego se cambiaron a 1100. De los seis modelos adquiridos, solo se pudieron armar cuatro; dos de ellos se encuentran en la Base aérea de San Pedro Sula, uno en la ciudad de La Ceiba y otro en el Museo del Aire de Honduras.

 Los versátiles Cessna A-37 Dragonfly, en 1974 arribaron seis unidades, los que fueron matriculados con: FAH 1000 hasta el 1018 cuando llegaron los últimos en 1982, haciendo un total de 18 caza-bombarderos. Estas naves fueron de la USAF y mantienen la norma y esquema de camuflaje y en 1976 arribo el Super Mystére "Sambad" de Israel y en el mismo año (1976) llegaron los aparatos estadounidenses a reacción CL-13B Mk4, versión del North American F-86E Sabre comprados en Yugoslavia  siendo Honduras por segunda ocasión el primer país en la región en tenerlos activos. Asimismo, para mejor eficacia en el traslado de tropas, fueron comprados los Helicópteros del tipo Bell 414 y doce de los aviones tipo T-27 Embraer EMB 312 Tucano.

A-37B Dragonfly


En 1974 tras el paso del Huracán Fifi-Orlene la FAH dio una amplia participación y ayuda ciudadana, asimismo en 1998, cuando sacudió al país el Huracán Mitch. En el mismo año 1974 como producto de un crecimiento institucional de la FAH, son creados las Bases Aéreas “Coronel Hernán Acosta Mejía” y “Coronel Armando Escalón Espinal” asimismo la Comandancia General de la Fuerza Aérea, Estado Mayor General Aéreo y la Academia Militar de Aviación son separadas de la Comandancia, con sede siempre en la ciudad de Tegucigalpa.

El Coronel de aviación Francisco Zepeda Andino, es el primer hondureño en romper la "barrera del sonido" cuando pilota su caza F-86 K Sabre​ en 1976.

En 1981 la Escuela Militar de Aviación se trasladó de Toncontín a Palmerola donde se entrenó con los aviones A-37, Tucanos T-27 y Caza C-101. Más tarde el 21 de mayo de 1985, el primer presidente de la era democrática en el país desde 1982, después de varios golpes militares, como lo fue el doctor Roberto Suazo Cordova se reunió con el presidente Ronald W. Reagan de los Estados Unidos y firmaron un comunicado conjunto en el que se modificaba el anexo del tratado de cooperación y Asistencia Militar desde 1954 entre los dos países. El nuevo acuerdo permitió a los Estados Unidos ampliar y mejorar sus instalaciones temporales en la Base Aérea de Palmerola en Comayagua y permiso para operar el Regimiento 1 y el Batallón 228 de Aviación del Ejército de los Estados Unidos a partir de esta base. La FAH se organizó mediante Acuerdo EMH 006 de fecha 23 de enero de 1985 en cuatro escuadrones operacionales en el país y la Escuela Militar de Aviación cambió su nombre por Academia Militar de Aviación en Tegucigalpa.

Nuevamente la FAH se colocó en primer lugar de los países Centroamericanos cuando el 28 de diciembre de 1987 en la presidencia del ingeniero José Simón Azcona del Hoyo fueron adquiridos los mortíferos caza-bombardero, diez aviones F-5E Tiger II y dos F5-F Tiger, capaces de llegar a Mach 1.5 y de proveerse de un arsenal letal, los primeros pilotos hondureños en probar estos nuevos aviones fueron el capitán Gustavo Lanza Lagos y el subteniente Luis Velasco Rheinbold. Honduras debía prepararse, debido a la amenaza armamentista de las Fuerza Aérea Nicaragüense, que habían adquirido helicópteros Mi-24 de fabricación soviética. Este hecho promovió a que las academias militares de aviación de Honduras, contaran con estudiantes de otros países de Latinoamérica.

F5-E Tiger II


En 1985 se ordenó el despegué de un avión Lockheed C-130 Hércules registrado en la FAH, el cual transportaba material humanitario, plasma y agua, con destino a México, tras el fatídico Terremoto de México de 1985 ocurrido un 19 de septiembre de ese año. En 2003, un Boeing de la desaparecida empresa SAHSA, fue donado a la British Columbia Institute of Technology de Canadá y actualmente se encuentra en exhibición en un museo en Vancouver.

una fecha significativa para la aviación en Honduras es el 3 de diciembre de 1999, donde se gradúan las primeras mujeres Pilotos Aviadores Militares de la (A.M.A.) Academia Militar de Aviación de Honduras Capitán Raúl Roberto Barahona Lagos de la Fuerza Aérea Hondureña, y de toda Latinoamérica. Las cadetes de Vuelo son: Doris Xiomara Andrade Álvarez, Dulce María Vásquez Amador, Gloria Alicia Torres Muñoz (panameña) y Merlyn Jessenia Maradiaga Castro. El 2 de diciembre de 2000, la Academia Militar de Aviación (A.M.A.) gradúa la segunda promoción de Pilotos Aviadores Militares femeninos: Nubbia Patricia Andrade Pazzetti (Primer lugar en vuelo de la promoción), Lilian Melissa del Carmen Linares Mendoza y Sidia Jacqueline Lara Lara.


T-27 Tucano



Información Técnica

Descripción Técnica e infografía del H145M.