F5-E/F Tiger II


En 1970, Northrop ganó la competencia International Fighter Aircraft (IFA) para reemplazar al F-5A, con un mejor rendimiento aire-aire contra aviones como el MiG-21 soviético. El avión resultante, inicialmente conocido como F-5A-21, posteriormente se convirtió en el F-5E. Tenía motores General Electric J5-000 más potentes (85.21 lbf), y tenía un fuselaje alargado y ampliado, con capacidad para más combustible. Sus alas estaban equipadas con extensiones de borde de ataque ampliadas, dando un área de ala aumentada y una maniobrabilidad mejorada. 

La aviónica de la aeronave era más sofisticada, incluyendo crucialmente un radar (inicialmente el Emerson Electric AN/APQ-153) (el F-5A y B no tenían radar). Retuvo el armamento de dos cañones M39, uno a cada lado de la nariz del F-5A. Se pueden acomodar varios ajustes específicos de aviónica a petición del cliente, incluido un sistema de navegación inercial, TACAN y equipos ECM.  Además, se incorporó el tren de aterrizaje de dos posiciones del CF-5 canadiense para reducir la distancia de despegue.

El primer F-5E voló el 11 de agosto de 1972. Se ofreció un entrenador biplaza con capacidad de combate, el F-5F, volando por primera vez el 25 de septiembre de 1974, en la Base de la Fuerza Aérea Edwards, con una nueva nariz, que era tres pies más larga, que, a diferencia del F-5B que no montaba un arma, le permitía retener un solo cañón M39, aunque con una capacidad de munición reducida. El F-5E demostró ser un avión de combate exitoso en servicio con los aliados de los Estados Unidos, pero no tuvo servicio de combate con la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Nuevamente la FAH se colocó en primer lugar de los países Centroamericanos cuando el 28 de diciembre de 1987 en la presidencia del ingeniero José Simón Azcona del Hoyo fueron adquiridos los mortíferos caza-bombardero, diez aviones F-5E Tiger II y dos F5-F Tiger, capaces de llegar a Mach 1.5 y de proveerse de un arsenal letal, los primeros pilotos hondureños en probar estos nuevos aviones fueron el capitán Gustavo Lanza Lagos y el subteniente Luis Velasco Rheinbold. Honduras debía prepararse, debido a la amenaza armamentista de las Fuerza Aérea Nicaragüense, que habían adquirido helicópteros Mi-24 de fabricación soviética. Este hecho promovió a que las academias militares de aviación de Honduras, contaran con estudiantes de otros países de Latinoamérica.



Información Técnica

Descripción Técnica e infografía del H145M.